La calle fue el castillo de Talamanca es casa del 26 de marzo de 2011 un monumento de la guerra en la memoria de los acontecimientos de la batalla de Talamanca y a todos los que participaron. Se trata de una escultura y una placa conmemorativa donde se puede leer "13 de agosto de 1714 – Batalla de Talamanca/en memoria de quienes lucharon en defensa de las libertades de Cataluña". El monumento es de acero y fue obra de James Soldevila, mientras que la placa de bronce fue hecha por mar Hernàndez Pongiluppi y Henry Passolas y otorgada por la Universidad de Barcelona por el Departamento de educación del patrimonio.

Es en este espacio donde cada 13 de agosto la ciudad celebra una ceremonia en memoria de la batalla y sus protagonistas, que involucra a todos los habitantes de la aldea y las principales autoridades.

Justo en frente del monumento hay un extraordinario mirador que ofrece una visión completa de la tierra donde ocurrió la batalla. Las vistas son magníficas y, gracias a la enseñanza acerca de la batalla y la guerra de sucesión española que se instala, se puede distinguir perfectamente las zonas ocupaban cada uno de los ejércitos, el espacio donde tuvo lugar la mayoría de los combates y la casa de Mussarra, que era la sede de borbònics.